Reproducción de los Elefantes

Reproducción de los Elefantes

Reproducción de los Elefantes


La temporada reproductiva de los elefantes es fascinante. Las etapas que comprenden este proceso tiene particularidades que difieren de todas las especies del reino animal. ¿Sabes cuánto tiempo abarca la gestación?

La época reproductiva da inicio con las señales químicas que se expiden en el aire y el cortejo entre macho y hembra. Las hembras son receptivas durante tres semanas aproximadamente y señalan su ubicación a kilómetros de distancia por medio de su olor y sus llamados particulares. Ellas tienen preferencia por los machos maduros.

Los elefantes tienen uno de los más largos períodos de gestación en el reino animal: 680 días.

Las competencias entre machos por el derecho de aparearse incluye empujones, embestidas, agresiones con colmillos y golpes con la trompa. No son enfrentamientos mortales en los que su vida peligra, simplemente miden fuerza y virilidad. El perdedor se retira y pierde la posibilidad de aparearse con esa hembra.

Los machos vencedores evalúan la orina de la hembra con ayuda de la trompa, para posteriormente ser detectado por el órgano de Jacobson; esto es para evaluar el estado reproductivo de su pareja femenina. Una vez que copulan, permanecen un breve tiempo con la hembra para protegerla del acoso de otros machos e impedir que tengan un contacto físico con esta.

Información sobre la reproducción de los elefantes

Cría de elefante asiático de seis días de nacido junto a su madre.

Los elefantes tienen uno de los más largos períodos de gestación en el reino animal; estamos hablando de 680 días de desarrollo interno de la cría, pero ¿por qué ocurre esto? Científicos alemanes dieron a conocer la respuesta: tal hecho se debe a que estos mamíferos presentan un alto grado de inteligencia, y por lo tanto el tiempo que lleva desarrollar su cerebro es prolongado.

Dan a luz de pie y la expulsión de la cría demora unos cuantos minutos. Algunas veces nacen gemelos pero lo más común es el nacimiento de uno solo. Los recién nacidos salen  dentro de la bolsa amniótica para después caer unos centímetros al suelo, acompañados de una gran cantidad de líquido amniótico.

Los pequeños intentan ponerse de pie a los pocos segundos de haber conocido su exterior y débilmente dan sus primeros pasos en lo que aprenden a como coordinar el movimiento de sus patas y equilibrar su peso. Las madres los protegen todo el tiempo y los ayudan con la trompa cuando presentan dificultades al andar.

El intervalo entre nacimientos demora cuatro o cinco años, situación que complica los esfuerzos para aumentar las poblaciones en declive. Los apareamientos y nacimientos se dan en cualquier parte del año, pero se presentan con mayor frecuencia en épocas de lluvias. La llegada de gemelos es muy rara, casi siempre se suscita el nacimiento de una sola cría.

Una situación donde se puede observar la estrecha unión social y familiar de los elefantes, es al momento de que una hembra da a luz. Aquí la hembra preñada buscará un apoyo cercano en otra hembra para que la proteja. O bien, en algunos casos toda la familia rodea a la hembra a punto de parir, con el fin de protegerla por todos lados, para evitar que los depredadores que hayan detectado el olor, se acerquen demasiado.

Hábitos reproductivos de los elefantes

Hermosa cría de elefante en su hábitat natural

La cría o crías, son de 75 a 120 kilos de peso y miden de 75 cm a un metro de alto. Los primeros tres meses aprenden habilidades y a hacer uso de sus partes corporales. A la edad de cuatro meses ya pueden iniciar en la alimentación por su propia cuenta pero no dejan de consumir leche hasta los dos o tres años.

El nuevo integrante de la familia es asistido por los adultos para que sea capaz de levantarse y sostener su peso por sí solo. Al cabo de una o dos horas, ya puede caminar e ir explorando su nuevo hogar. A los dos días, se une al resto de la manada, donde los otros integrantes le darán la bienvenida con contactos físicos con la trompa. A partir de ese momento, su protección se vuelve prioridad dentro de la agrupación.

Las hembras alcanzan la madurez sexual a los 10-11 años, mientras los machos entre los 12 y 15 años en estado salvaje; en cautiverio esto se adelanta muchos años, pues logran la madurez a los 6 o 7 años de vida en ambos sexos.

Machos “Must”

Algunos machos entran en una etapa de “demencia” conocida como “Must”. Suelen identificarse por su comportamiento y por la segregación de una sustancia detrás de los ojos. Tal cambio fisiológico viene acompañado de actitudes agresivas e impredecibles hacia los demás miembros de la manada y un incremento sexual incontrolable.

“Must” es una etapa de “demencia” donde el macho se vuelve muy agresivo y con un incremento sexual incontrolable.

Este período puede durar de días a meses y las hembras suelen sentirse atraídas por este tipo de ejemplares, mostrando rechazo al resto de los machos.

Las vocalizaciones y signos de territorialidad en machos must se percibe con sus olores característicos y por las marcas en los árboles como muestra de su virilidad.

En zoológicos son amarrados de las patas para evitar catástrofes. Una vez que el comportamiento regresa a la normalidad, son liberados. Tal hecho se percibe por algunos grupos sociales como crueldad animal, sin embargo, las políticas de los zoológicos indican que se realiza por la seguridad tanto de otros elefantes como del personal que ahí labora.

 

 

Fuentes

R. Sukumar. The Asian Elephant: Ecology and Management. Cambridge University Press, 1992.

R. Sukumar. The Living Elephants: Evolutionary Ecology, Behaviour, and Conservation. Oxford University Press, USA, 2003.

Frans B. M. De Waal, Peter L Tyack. Animal Social Complexity: Intelligence, Culture, and Individualized Societies. Harvard University Press, 2009.

https://seaworld.org/en/animal-info/animal-infobooks/elephants/reproduction