Elefante Africano

Elefante Africano

Elefante Africano


El elefante africano representa al mamífero terrestre más grande del reino animal. Pertenece a la familia Elephantidae y al género Loxodonta, de la que se desprenden dos especies: el elefante africano de bosque (Loxodonta cyclotis) y el elefante africano de sabana (Loxodonta africana) las cuales se encuentran en un estado de conservación Vulnerable (VU).

Anatomía

Las hembras son más pequeñas que los machos. Ellas miden alrededor de 2.6 m (8.5 ft) de alto y tienen un peso de 3,200 kg (7054.792 lb), mientras los machos llegan a alcanzar los 4 m de altura (13 ft) y presentar un peso que oscila entre 4,700 y 6,300 kg. (10361 y 13,889 lb).

Sus colmillos pueden llegar a medir hasta 3.5 m

Son capaces de soportar pesos grandes pero les resulta imposible realizar movimientos de saltos.

Los colmillos se desarrollan en ambos sexos, los cuales crecen año con año algunos centímetros. Cuando son adultos maduros los colmillos pueden ser de 2.50 m (8.2 ft) hasta 3.5 m (11.4 ft) con un máximo de 80 kg (176 ft) en cada uno.

La trompa del elefante africano mide 1.50 m (4.9 ft) de longitud y contiene cientos de miles de músculos capaces de lograr que levanten 270 kg (595 lb) de peso.

Datos sobre los elefantes africanos

Elefante africano – (Loxodonta africana)

Poseen grandes orejas con las que disipan el intenso calor de la sabana africana y se mantienen frescos. Su gruesa piel arrugada también juega un importante papel en su termorregulación corporal, pues las grietas atrapan la humedad y mantienen el cuerpo frío por más tiempo.

Pese al grosor de su piel, esta es muy sensible al tacto, por lo que pueden detectar fácilmente insectos y aves que se posan en ella y se alimentan de parásitos. Una capa de pelo recubre la piel de los elefantes, siendo más abundante en los ejemplares jóvenes y con tonalidades marrón. Conforme crecen, la cantidad va disminuyendo y la tonalidad se torna más oscura.

Hábitat y distribución

Son mamíferos exclusivos de África. Se extienden al este, sur y oeste de dicho continente, territorio que abarca 37 países del África subsahariana. Algunas de esas naciones son: Angola, Kenya, Etiopía, Sudáfrica, Tanzania, Sudán y Namibia. Están regionalmente extintos de Gambia, Mauritania y Burundi.

Su hábitat está conformado por matorrales, sabanas abiertas y cerradas, llanuras, bosques y zonas desérticas.

La mayor población de elefantes africanos se encuentra dentro de áreas protegidas, sin embargo, hay un importante porcentaje que no se mantiene bajo una vigilancia formal, por lo que quedan expuestos al alcance de los cazadores furtivos.

Alimentación

Hojas, raíces, frutas y cortezas de árboles son parte de la alimentación de los elefantes de esta especie. Comúnmente comen 150 kg (330 lb) de alimento al día pero en algunos ejemplares de mayor tamaño esto puede incrementar a 170 kg (374 lb, lo que representa del 4 al 6% de su peso corporal.

Los ejemplares de mayor tamaño pueden consumir hasta 170 kg  de comida al día.

El 66% de la comida que ingieren es eliminada de su cuerpo a través de las heces fecales.

En una sola sesión beben de 20 a 50 galones de agua todos los días si es que tienen disponibilidad a ella, pero cuando no es así, un par de días sin dicho líquido no llega a afectar su salud.

Comportamiento

El comportamiento social de los elefantes es un tema del que se han elaborado voluminosos libros científicos. Para empezar, se organizan en matriarcados en donde la hembra más longeva toma el mando de la agrupación o manada, la cual está conformada por hembras y sus crías de ambos sexos, pero cuando los machos llegan a la adultez, se separan y viven de manera más solitaria.

No hay un número determinado de miembros en una manada de elefantes africanos; puede ser desde tres o cuatro integrantes hasta 25 de ellos.

Información sobre el elefante africano

Enorme elefante africano en Botsuana, aproximándose a un vehículo.

En las temporadas de fuertes sequías, los elefantes africanos son obligados a migrar hacia latitudes donde podrán beneficiarse del agua que se acumulará temporalmente. Es ahí cuando se observan agrupaciones de decenas o cientos de ellos realizando recorridos de poco más de 100 km (62 millas), de manera pacífica y sin conflictos entre individuos, pues necesitan resguardar sus energías para el largo y difícil trayecto.

Reproducción

El período de gestación del Loxodonta africana tiene un promedio de 22 meses y las hembras dan a luz en épocas de lluvias. Muy rara vez llegan a nacer gemelos, lo más común es la llegada de una sola cría. Al nacer pesa 120 kilos (264 lb) como máximo y mide un metro de altura. Es celosamente protegida por la madre con la que mantiene un gran vínculo afectivo que se puede observar mediante sus contactos físicos, especialmente con la trompa. También se contemplan comportamientos donde ella lo ayuda a efectuar tareas que le resultan complicadas debido a su falta de coordinación.

La actividad sexual de los toros “must” incrementa considerablemente y las hembras en celo prefieren copular con ellos.

Su expectativa de vida es de 60 a 70 años en estado salvaje, pero algunos llegan a 80 en cautiverio.

Depredadores

Hienas, leones y cocodrilos son depredadores carnívoros que mantienen en alerta a los elefantes africanos, especialmente a los recién nacidos y crías muy jóvenes que aún no tienen el tamaño suficiente para enfrentarse a esos expertos cazadores. Los grandes adultos no son acosados generalmente.

Los elefantes africanos no son presas fáciles, pues la trompa, las extremidades delanteras y los colmillos, son peligrosas armas de defensa que los oponentes deben evitar. Por tal motivo, sus depredadores prefieren capturarlos en manada, atacando distintas partes corporales simultáneamente hasta derribarlos.

Conflictos humanos

El hombre sin duda, es la máxima amenaza. La reducción del hábitat por actividades agrícolas ha modificado la distribución de las dos especies de elefante africano, dividiéndola y reduciéndola a poblaciones cada vez más fragmentadas, pero sin duda, existe un problema mucho más grande a este: el tráfico de marfil.

El panorama es sangriento y desalentador. El tráfico ilegal de marfil obtenido de los colmillos de elefantes es una práctica común que se sigue realizando en algunas ciudades africanas pese a las prohibiciones legales. Decenas de miles de individuos son asesinados de forma despiadada para este comercio que representa para los criminales fuertes ingresos económicos.

1980 fue la década más oscura en la vida de los elefantes africanos, pues se calcula que alrededor de cien mil ejemplares se mataban cada año, lo que originó que se perdiera casi el 80% de la población total.

Las fuertes multas y la extrema vigilancia fueron clave para reintegrarlos nuevamente a un hábitat protegido y hacer que poco a poco se alejen del peligro de extinción, pero este tipo de actividad ilícita aún abunda y continúa siendo un enorme problema para los gobiernos y grupos de conservación animal.

 

 

Fuentes

M. G. L. Mills, Lex Hes. The Complete Book of Southern African Mammals. Struik, 1997

https://en.wikipedia.org/wiki/African_elephant

http://www.bioexpedition.com/african-elephant/

http://animaldiversity.org/accounts/Loxodonta_africana/

Murray E. Fowler, Susan K. Mikota. Biology, Medicine, and Surgery of Elephants. John Wiley & Sons,2008.